Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Actualidad’ Category

Observo cada día, varias veces al día, las protestas en Egipto contra el régimen dictatorial de Hosni Mubarak.

Desde que comenzaron las protestas en Túnez, tuve que constatar un primer error mío: en contra de lo que yo pensaba, ya hay sociedades árabes maduras para la democracia más allá del Líbano. Yo pensaba que el Líbano (donde hay una suerte de “burocracia con influencias democráticas”) era un caso único, y que para el resto de países árabes todavía estaba pendiente un cambio de ideas que pasaba, sobre todo, por la creación un paradigma firme de Islam democrático. Me equivoqué. Las minorías intelectuales pro-occidentales (que han existido siempre) se han convertido ya en mayorías pro-democráticas (y ya no tan intelectuales, ni tan pro-occidentales) en al menos algunos de esos países.

Sin embargo, aposté a que fracasarían. Volví a equivocarme por pura ignorancia del estado del Ejército en Túnez, que resultó decisivo. Asistí al final del régimen de Ben Ali con absoluta sorpresa y brillante alegría. Y observé, por primera vez en mucho tiempo, a los EEUUA arriesgando sus intereses en defensa de la democracia. Creo que es algo que no ocurría desde Carter. También observé el silencio estupefacto de la Unión Europea, las declaraciones tardías y tibias de Francia, y los juzgué con blandura porque supuse que muchas cancillerías europeas estarían todavía tan sorprendidas como yo y digiriendo los acontecimientos.

Ahora creo que las posibilidades de una revolución así dependen de varios factores específicos de cada país… uno de ellos es el miedo que provoque el posible régimen futuro, lo que depende sobre todo del papel que los islamistas y comunistas tomen en las revueltas. El otro es hasta qué punto el ejército esté unido a los intereses del régimen presente. He vuelto a mirar la situación en Yemen, Líbano y sobre todo Egipto. Y de nuevo, soy pesimista: no creo que vayan a surgir a corto plazo nuevos cambios democráticos como en Túnez.

Sin embargo, veo como de nuevo los EEUUA arriesgan por la democracia, presionando a Mubarak para que garantize la libertad de expresión, reunión y prensa. Sabiendo perfectamente que eso sí pondría en peligro al régimen (y que por tanto, no van a hacerlo) y amenazando con cortas las ayudas económicas (lo que aisla a Mubarak). Dentro de lo que cabe, dentro de lo que una potencia puede hacer, los EEUUA están arriesgando de nuevo, y más que nunca, contra sus propios intereses cortoplacistas y por la democracia y los intereses a largo plazo.

Y de nuevo, la Unión Europea se calla. Su silencio es estruendoso y esta vez no encuentro ninguna excusa. Sus cálculos pueden ser tan pesimistas como los míos, pero ocurra lo que ocurra, es ahora el momento de mostrar que una potencia defiende unos ideales y no sólo a una comunidad o a un grupo de empresas. La Unión está orgullosa de sus ideales, y con razón, pero su política exterior cobarde se hace cada vez más difícil de justificar.

Si me equivoco por tercera vez, si Egipto se convierte en una democracia, lo que habrá comenzado es mucho más que una nueva “revolución de los Jazmines”: habrá comenzado la revolución democrática árabe. Una perspectiva mareante y fascinante. Pero ocurra lo que ocurra, los egipcios no olvidarán quién estuvo a su lado, y quién prefirió no arriesgar sus negocios con la dictadura. La Uníón debería tomar partido, y tomarlo rápido.

Anuncios

Read Full Post »

Sobre los gastos de los políticos, pagados por los ciudadanos.

Al hilo del “escándalo” que se ha montado sobre los gastos de los parlamentarios de Westminster en el Reino Unido, gastos perfectamente legales pero moralmente dudosos, tengo algunas consideraciones que hacer.

La primera es de importancia. Cuando hablamos de gastos de representación inadecuados, estamos hablando de facturas que los políticos hacen pagar al Estado, y que costean cosas como viajes, trajes, coches, y en los casos más graves, la renovación o compra de apartamentos o casas. Estamos hablando, por tanto, de cifras que rara vez o nunca llegan a un millón de euros, y de un problema que en su conjunto no es relevante en términos económicos.

Al contrario que los sobornos, estos gastos no influyen en la política real, la que maneja cientos de miles de millones de euros en un país como el Reino Unido.

Por tanto, la importancia de este tema no es económica sino de imagen. Se trata de que los políticos den una imagen de rectitud básica, que no se les vea usando truquillos mezquinos para ahorrarse un dinero. Y sí, esto tiene su importancia, pero al hilo de esto va mi segunda consideración, y es que no deberíamos ser hipócritas a la hora de criticar a los políticos.

Si hay una forma legal de no pagar un impuesto, la gente que la conoce simplemente no paga el impuesto. Cuando surge, en primer lugar, los que sienten que por otros motivos ya pagan “demasiado”, se consideran autorizados a no pagar. En segundo lugar, los que se consideran “tan valiosos como los primeros”, tampoco pagan. Y finalmente, los que no quieren ser “los únicos idiotas” que pagan pudiendo evitarlo de forma perfectamente legal, dejan de pagar. Esto es normal y no tiene nada de condenable. El modo de hacer que la gente page impuestos es obligándola por ley, y punto. Lo mismo vale para los diputados, asi que en vez de criticar lo que hay que hacer es cambiar el sistema legal.

Puede que lo que voy a decir peque de simplista, pero ¿qué tal si simplemente se les suprmien las dietas? Simplemente. Digamos que se les dobla el sueldo a todos… pero se les suprimen todas las dietas. Todo gasto que quieran hacer, deberán pagarlo de su bolsillo.

Lo primero que se me ocurre es que, por ejemplo, pueden ser alcaldes de otra localidad. ¿Deben pagar de su bolsillo una segunda residencia que están obligados a tener para poder ejercer ambas funciones, de diputados y de alcaldes?

Sí. Desde mi punto de vista, sí. Nadie les obliga a presentarse ni a alcaldes ni a diputados. Asi que sí, deben. Si no están dispuestos, que no se presenten.

Luego me imagino gastos “inherentes al cargo”. De ellos, una buena parte los paga directamente el Estado, asi que no presentan problemas – la factura del vuelo del Ministro de Exteriores de visita oficial a un país extranejo nunca pasa por las manos del Sr. Ministro ni de su personal particular (abogado o asesor fiscal) asi que no presenta ningún problema. Pero ¿qué pasa con los demás viajes, pongamos de un alcalde para ir a Londres a hacer presión sobre un determinado aspecto de su política?

Para eso, en mi opinión, está el Partido y sus afiliados. Que pueden abonar al Sr. Alcalde ciertas cantidades del modo que consideren oportuno: por adelantado, tras una factura, con límites o sin ellos, y con las condiciones que les parezca. No tengo nada en contra de aumentar la financiación general de los partidos con ése propósito. Pero el pago en sí mismo podría ser algo entre el Partido y el alcalde, no algo que afecte a cada contribuyente.

De este modo, el único dinero que recibirían los políticos del Estado sería su salario. Y punto. Fin del problema.

¿Peco de simplista? Creo que no, pero permaneceré atento a sus opiniones si están argumentadas…

Read Full Post »

Sangre en Gaza

Sólo una observación

Cito a la ministra de exteriores israelí Tzipi Livni: “Nosotros no podemos aceptar que el mundo ponga en un mismo plano a una organización terrorista como Hamás, que ha tomado el control de Gaza de una forma ilegítima, y a un Estado miembro de la ONU que está ejerciendo su derecho legítimo a la autodefensa.” (fuente: EL PAÍS)

Bien: Yo no puedo aceptar que el mundo ponga en el mismo plano a una organización terrorista como Hamás, que ha tomado el control de Gaza de forma completamente legítima y democrática, tras ganar unas elecciones, y a un Estado terrorista miembro de la ONU que lleva 40 años ocupando y bloqueando un territorio que no le pertenece.

Ambas son organizaciones terroristas. Pero la primera puede, y podrá siempre, justificar sus acciones en la ocupación ilegal de Israel de los terroritorios de Gaza y Cisjordania.

Algunos afirman que Hamás ha provocado la actual crisis lanzando cohetes contra Israel. Sin duda, es cierto. Pero ¿qué alternativas tiene alguien cuyo objetivo es conseguir que Israel se retire de los territorios ocupados? ¡Si alguien puede darme una idea mejor, adelante! ¿La rendición, abanadonar la violencia? Eso sería estúpido, desde el punto de vista de tal objetivo: Israel continuaría con su muro de la vergüenza, con la colonización de Cisjordania, y con el bloqueo del hambre y la miseria de Gaza, al que volverían sus ojos una vez  terminada la limpieza étnica en Cisjordania.

¿Qué motivos puede tener Israel para dar un sólo paso atrás en la invasión y anexión de los territorios ocupados, previa expulsión de la población palestina, si no es la violencia?

Mientras los EEUUA apoyen a Israel, mientras el mundo aún les observe con las gafas del Holocausto, mientras tengan el dinero y las armas, y haya tanta religiosidad fanática y tanto nacionalismo racista no menos fanático ¿qué puede mover a Israel a salir de esos territorios, si no es la sangre?

No estoy justificando el terrorismo, aunque desde una moral consecuencialista todo, hasta el terrorismo, puede ser justificable en determinados momentos. Pero no lo hago porque creo que Hamás podría y debería limitarse a atacar objetivos militares. Pero por lo demás ¡por supuesto que justifico la lucha armada de Hamás y de cualquier grupo palestino contra Israel! Y la justificaré hasta el preciso momento en que Israel abandone los territorios ocupados y renuncie a su bloqueo.

Israel ha convertido Gaza en un gigantesco campo de exterminio. Las víctimas se han convertido en verdugos. El mal, como tantas otras veces, se ha reproducido. Y por tanto apoyo la lucha armada contra estos nuevos nazis.

Read Full Post »

Supongo que si “negro es quien nosotros decidamos que es negro”, Barak Obama es negro. Simplemente porque la población y él mismo han decidido verse así. Pero no deja de producirme perplejidad, y ahora que el asunto ya no puede ser considerado un ataque a la candidatura del ya “presidente designado”, me atrevo a tratarlo aquí…

Vamos a ver: Una persona no puede ser blanca y negra a la vez. Un simple sentido de la lógica y la estética nos impide usar denominaciones de “blanco” y “negro” tan amplias que algo así sea posible.

Asi que una persona que es tan blanca como negra, automáticamente no puede ser ninguna de las dos cosas.

Y a eso en castellano se le llama mulato.

No pretendo yo ponerme a revivir las absurdas categorías raciales que llegaron a existir en la España colonial y ponerme a hablar de alcatraces, zambos, tercerones y grifos (!), pero creo que la categoría de “mulato”, o al menos una general de “mestizo” sigue siendo necesaria cuando una persona se encuentre precisamente en la mitad (o muy cerca de la mitad) de las diferentes categorías étnicas o raciales que se están considerando.

Todos somos mestizos en alguna forma, no estoy defendiendo tampoco que haya que categorizar a nadie de acuerdo a su raza, ni mucho menos que haya una única forma de dividir las razas humanas. Pero si hacemos una categorización, si decidimos mencionar el tema… entonces, como en todo, amo la exactitud.

Para mí, al menos, Barak Obama es el primer presidente mulato de la historia de los EEUUA, lo que muestra que la sociedad norteamericana ha avanzado mucho en la aceptación de los negros (y por tanto, de los mulatos) en la sociedad. Y me alegro, aunque es algo que ya sabía antes de que lo eligieran. Y me alegraré otro tanto cuando haya un presidente negro.

Pero no por eso voy a llamar negro al gris.

Read Full Post »

Hugo Chávez

Desengaño y esperanza en Venezuela.

Hugo Chávez es un militar traidor a una democracia. Vaya esto por delante, porque provoca una serie de sentimientos y emociones en mí que he explicado anteriormente, y que pueden nublar mi juicio, aunque espero que no sea así.

Lo que hay que decir inmediatamente a continuación de este hecho, es que el estado venezolano tenía serios problemas de legitimidad democrática. Se trataba de un sistema en el que buena parte de la población no se sentía realmente representada. Cosa que mitiga en cierto modo la traición de Chávez. En cierto modo muy débil, muchos países tienen problemas de ese tipo.

Venezuela tenía además serios problemas de otros tipos: Medidas económicas inapropiadas (el FMI como arma de destrucción masiva), corrupción, miseria, y burocratismo. Pero los problemas generales de un país no pueden servir ni de excusa ni de atenuante para romper el juego democrático: Hitler también actuó en una república con severos problemas de todo tipo. La idea de “salvar a la patria” con un golpe de estado es intrínsecamente perversa por tres motivos:

  • Por lo general, si los problemas pueden resolverse con una dictadura, también pueden resolverse con una renovación democrática.
  • El golpista y sus adláteres, para poder usar este argumento, harán todo lo posible para que al sistema anterior le vaya mal. Con la idea de poder “salvarlo”: tres ejemplos los tenemos en la Alemania de Weimar (nazis y comunistas), la Segunda República española (tradicionalistas, fascistas, anarquistas y comunistas) o la presidencia de Allende en Chile (EEUUA y tradicionalistas). En el caso de la izquierda a los golpes de estado se les llama “revoluciones”, pero viene a ser lo mismo.
  • Muy frecuentemente, la dictadura pasa a ser un nuevo problema añadido, mucho más importante que los que suele resolver, si es que resuelve alguno.

Por tanto, Hugo Chávez debería haber pasado los siguientes 20 años (como mínimo) en la cárcel. Desgraciadamente la democracia venezolana se demostró débil.

Este hombre ha creado una ideología, que él llamaría bolivarianismo pero que no tiene mucho que ver con Simón Bolívar y que por tanto llamaré simplemente “chavismo”. El que Chávez no haya asumido en su totalidad el pensamiento de un revolucionario de comienzos del S. XIX habla a favor suyo, ya que los siglos no pasan en vano.

El populismo de izquierdas que representa tiene algunos aspectos positivos: La ayuda social y los programas sociales han aumentado, la participación ciudadana en el sistema también. Y durante un tiempo Hugo Chávez ha sido un presidente democráticamente elegido que hacía su voluntad a placer, pero con la aquiscencia del pueblo.

Los primeros problemas que se han hecho visibles han sido de nepotismo y corrupción. Para los expertos, el nuevo clientelismo popular y el despilfarro, la diplomacia del petrodólar, y las espantosas maneras y modos del histrión (Chávez es un actor muy exagerado) han sido problemas añadidos. El famoso “¿por qué no te callas?” del rey español, por ejemplo, estaba plenamente justificado (era el turno de palabra del Presidente español, no el de Chávez). Muchos recordamos los asertos relativos a que estrado “aún huele a azufre” porque había hablado antes en él “el demonio” (George W. Bush).

Hasta aquí, las desgracias (y algunas glorias) de un presidente. Un presidente puede ser malo, incluso muy malo (por cierto que acabo de mencionar otro ejemplo). Pero si el pueblo puede elegirlo, y reelegirlo y lo hace… mal podemos quejarnos sólo de él, que no hace otra cosa que representar la voluntad del pueblo. Nuestra quejas deben ir dirigidas principalmente al pueblo que lo ha elegido.

Pero ha sido cuando Chávez ha empezado a ser derrotado en las urnas, cuando hemos visto si efectivamente estábamos ante un caudillo antidemocrático, o ante un honrado (aunque brutal) para-socialista democrático. Y está resultando claro que estamos ante lo primero.

Chávez ha amenazado con usar las armas si sale victoriosa la oposición en algunas gobernaciones. Cito: “Si ustedes permiten que la oligarquía (…) regrese a la gobernación, a lo mejor voy a terminar sacando los tanques de la brigada blindada para defender al Gobierno revolucionario y para defender al pueblo“. No es la primera vez que lo hace, pero si es la primera vez que esas amenazas pueden estar cambiando los resultado electorales reales.

Desde ese mismo momento, Venezuela deja de ser una democracia. Las elecciones ya no son libres, hay una coacción ilegal por parte del Gobierno, y por tanto la democracia ha quedado dañada de muerte. Desde mi evaluación moral, ése es el día en que dejo de considerar moralmente condenable que alguien cree una organización secreta con la intención de llevar a cabo un golpe de estado, coja un arma para organizar una guerrilla, o comience a preparar un magnicidio.

Ya no podemos saber cuál es la voluntad libre del pueblo venezolano. Podemos suponer que una amplia capa de la población sigue apoyando a Chávez, pero ahora ya es sólo una suposición basada en encuestas.

Ahora, Chávez está a punto de realizar su segundo y último intento de conseguir que sea posible la reelección indefinida de los presidentes, para así poder perpetuarse en el poder. He dicho “segundo y último” porque creo que aunque sea derrotado no lo intentará de nuevo. En tal caso su popularidad decreciente se unirá al desánimo y probablemente abandonará todo intento de mantener toda apariencia de democracia.

Si sale derrotado, creo que veremos cómo el sistema creado por él renuncia a una buena cantidad de legitimidad democrática para perpetuarle en el poder. Chávez no ha a irse por voluntad propia. Le forzarán a irse cuando las urnas y sus propios antiguos partidarios le abandonen, al estilo de los modernos dictadores.

Esto puede ocurrir lenta o rápidamente. Depende de cuánto tarden las capas más informadas y serias del chavismo en darse cuenta de que la corrupción, el nepotismo, la mala gestión, el clientelismo, la agresividad y el dogmatismo están alterando, pervirtiendo, el movimiento de renovación democrática y socialista que ellos desean apoyar. Dependerá, en suma, de los “desertores”. Y ésto dependerá a su vez de varios factores, entre los cuales el precio del petróleo no es el menor.

Ojalá una cantidad suficiente del pueblo venezolano se de cuenta de esto a tiempo, y se pueda impedir que Chávez obtenga la autorización legal para presentarse a la reelección por segunda vez. Es ilegal, un fraude de ley: según la ley venezolana no puede presentarse dos veces la misma reforma a referéndum en la misma legislatura, lo que ha obligado a Chávez a presentar tal reforma como algo “diferente”, “una reforma menor” (!). Me causa esperanza ver carteles de personas que evidentemente se consideran “bolivariano”, con un Simón Bolivar diciendo “Chavez, escucha al pueblo: NO es NO“.

Mi confianza no está puesta en los antiguos aparatos oficiales y sus votantes, que mal que menos permitieron que la situación llegara hasta el punto de la toma de poder de Chávez. Está puesta en el chavismo de primera hora, que sueña con la renovación y la justicia social, que estuvo dispuesto a apoyar medios poco ortodoxos y hasta a un militar traidor para poder alcanzar esos objetivos, y que ahora se está dando cuenta ya, poco a poco, de la verdadera naturaleza del régimen chavista.

Read Full Post »

Martine Aubry

Calurosa bienvenida a una esperanza.

Mi felicitación a Martine Aubry por haber sido elegida presidenta del Partido Socialista francés. La hija de Jaques Delors (uno de los grandes europeos de su generación) ha mostrado ya su eficacia e interés por los trabajadores. La “Ley de las 35 horas” ha tenido efectos positivos en la productividad y en la creación de empleo (aunque no tantas como ella mismo creyó). Otras iniciativas suyas apoyaron la cobertura médica universal y la lucha contra la exclusión.

Tengo esperanzas de que consiga afianzar su liderazgo del PSF y llegue a la Presidencia de Francia. Si es así, contaremos por primera vez en Francia con un presidente que esté a la altura de los grandes europeístas que este país ha dado.

Felicidades y mucha suerte.

Read Full Post »

Cada época tiene sus “estrellas”, especialmente cuando hay una clase de personas amplia, lo bastante privilegiadas como para disfrutar de tiempo libre y de actividades artísticas o deportivas. En la antigua Roma los gladiadores de éxito eran “estrellas”. En la actualidad mucha más gente tiene mucho más tiempo libre (y acceso a los medios de comunicación) que nunca antes en la historia, y por eso tenemos muchas clases diferentes de “estrellas” de estos dos tipos, tanto artísticas como deportivas.

El arte tiene varios posibles propósitos: la simple expresión del artista por su propia necesidad de expresarse, la búsqueda de un ideal de belleza… o la comunicación. Me reconozco completamente escorado hacia la comunicación: mi disfrute de una obra artística se relaciona mucho más con la cantidad y calidad de ideas que considero que ésa obra incluye, que con su aproximación a ningún ideal de belleza (incluídos los míos) y desde luego, que con su forma de saisfacer las necesidades del artista (que francamente, no son asunto mío ni me suelen interesar).

Dentro de este ámbito destacan los cantautores. Esta gente escribe sus propias letras, compone su propia música, y la interpreta. Éso son tres actividades artísticas diferentes: Escribir, componer, e interpretar.

Hay gente que puede escribir pero no interpretar (poetas excelentes recitando penosamente sus propios poemas), y gente que puede interpretar pero no escribir. Vaya a ellos mi respeto. Pero mi admiración la suelo reservar a esa gente que es capaz de hacer estas tres cosas a la vez, sea en solitario, sea en grupo. Y que usa esa habilidad para hacer un arte que transmite ideas. Ideas interesantes.

Y mi desprecio más profundo suele ir reservado a aquellos que simulan estar haciendo (o al menos intentando) estas cosas.

Hace poco salió una canción interpretada por Britney Spears, una cantante estadounidense bastante famosa de música “pop”, que yo conocía por sus diversos éxitos en los últimos años, caracterizados por una música que considero aburrida en extremo y unos textos que combinaban (desde mi punto de vista) la repetición con la simple estupidez. Es nuevo éxito se llama “Piece of Me” (“trozo de mí”), y trata en cierto modo una queja contra el modo en que determinada prensa sensacionalista ataca una “estrella” (como ella) una vez se desarrolla una campaña de desprestigio.

El texto era bastante “autobiográfico”, ya que ésta cantante ha tenido problemas privados y de imagen. Además, la música era levemente tecnológica y sincopada, lo que la hacía algo menos aburrida. En resumen, una agradable sorpresa viniendo de quien venía.

Sin embargo, mis sospechas se confirmaron a la primera consulta: letra y música no ha sido escrita por ella, sino por dos suecos llamados Christian Karlsson y Pontus Winnberg… aunque la portavoz de la “estrella” intenta maquillarlo diciendo que la cantante (una vez le presentaron la canción) “tuvo que ver” con la producción de la misma (was involved)… acabamos de hablar de frases que no dicen nada ¿verdad?

Vaya pues mi “trozo de respeto” hacia Karlsson y Winnberg, por la parte que les toca. Por lo que parece, la cantante ni siquiera ha entendido la letra, que ella interpreta como más ligera de lo que realmente es.

Encima, esta mujer ni siquiera sabe interpretar: igual que otras grandes estrellas actuales, cuando se enfrenta a un directo, apenas si sabe bailar un poco (más o menos como cualquier estudiante de una escuela de baile). ¿Eso vale millones de dólares? ¿por qué no se los dan a Karlsson y Winnberg, por lo menos? ¿de qué sirve la gente como ésta?

No consigo verles el valor, y de ahí viene mi desprecio.

De hecho, la mayor parte de la música popular actual (y aquí incluyo todo lo que se oye en los “grandes medios”, sin separar estilos que ni sé distinguir ni me importan) sufre de una carencia de ideas francamente espantosa. El 90% largo de ellas habla de amor romántico: “yo/tu – sí/no – amaba/amo/amaré a mí/tí/otro/a” resume todas las ideas que presentan un 90% de las canciones que escucho en estos medios. No es que yo tenga nada en contra del amor romántico como tema, pero ¿¡es realmente necesario dedicarle el 90% de nuestra música!?

¿Cuántas canciones de éxito hay sobre el genocidio en Ruanda? ¿o sobre Aung San Suu Kyi? ¿o la represión en el Tíbet? ¿o los escándalos de doping deportivo? ¿o sobre la nueva estructura familiar? ¿o sobre el auge del creacionismo? Que yo sepa, ninguna. Ni siquiera hay canciones sobre otros temas cotidianos que hacemos todos los días (¡mucho más que enamorarse!) como coger un metro, ir al supermercado, coger un avión o un tren, charlar con gente en Internet o salir con los amigos. Vaya, de hecho ni siquiera la amistad misma, como tema, tiene muchos grandes éxitos (aunque tiene alguno, al menos… “Decir Amigo” de Serrat, me viene a la cabeza).

Quizá el movimiento más esperanzador en este tema fué el movimiento que va del breakdance al rap, al menos para mí. Por un momento me pareció que surgía, en los ghettos negros estadounidenses, un grupo de gente dispuesta a hablar de problemas sociales y de política en el mejor sentido de la palabra. Reconozco que han traído un nuevo tema: “qué duro soy, y qué duro es el entorno en que me eduqué“. Pero desgraciadamente… nada más. No hay propuestas de solución, no hay apenas tratamientos concretos, y las canciones “autobiográficas” se parecen unas a otras como dos gotas de agua… y encima el mismo cantante vuelve sobre ése tema una y otra vez, sin tratar nada nuevo. Por supuesto hablo en general, hay excepciones y conozco algunas.

Yo tenía esperanzas de que los cantantes “rap”, una vez la fortuna les sonriera y pudieran salir del ghetto, se interesaran por los problemas del resto del planeta. El Bronx debe ser duro, sí, pero les aseguro que vivir en Darfour es bastante más duro. Pero no, ésas esperanzas se han evaporado, parece que estas “estrellas” sufren de un egocentrismo notable.

La última canción “de éxito” (de verdadero éxito) que recuerdo haber escuchado sobre un tema serio e importante es “Mama Ana Ahabak“, de Christina Stürmer. Aunque no he podido comprobarlo, no me extrañaria nada que los autores de la letra y la música fueran los mismos que la cantan: La Srta. Stürmer y su “banda”. Muy bien.

¡Pero eso fué en el 2003!

Read Full Post »

Older Posts »