Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Futurología’ Category

Plan de Colonización. TOP SECRET.

Un “tránsito de la Tierra” es el paso de la Tierra frente al sol, desde el punto de vista de otro planeta. Evidentemente sólo puede ocurrir en planetas que están más allá de la Tierra en el Sistema Solar. El último “tránsito de la Tierra” para Marte fué en 11 de mayo de 1984. En 1971, el optimista Arthur C. Clarke predijo que para entonces ya habrían astronautas en Marte.

Una de las mejores obras que se han escrito sobre la colonización de Marte es “Trilogía de Marte”, de Kim Stanley Robinson. Ciencia-ficción “dura” (realista) con perspectivas interesantes de cada personaje, e ideas interesantes sobre el futuro de la economía y la sociedad, unida a un evidente amor al planeta mismo y a un buen número de datos científicos y técnicos sobre los problemas de la colonización y sus soluciones.

Sin embargo, en mi opinión, falla miserablemente en una premisa inicial: En la novela, tras un viaje a Marte de tres personas, se lanza un viaje de colonización. Cien (!!) personas son elegidas y mandadas a Marte, con todo el equipo, para comenzar la colonización. Con el tiempo, “los cien” se convierten en personajes semilegendarios de la futura población marciana.

La idea me parece naif. Consiero más adecuado el siguente esquema:

1. Misiones no tripuladas dejan los materiales necesarios para una futura misión tripulada.

2. Misiones tripuladas usan esos materiales.

3. Se repiten los pasos 1 y 2 un par de veces.

4. Misiones no tripuladas dejan los materiales necesarios para la creación de una estación permanente.

5. Misiones no tripuladas dejan no sólo materiales sino robots, que son activados y comienzan las operaciones necesarias para fabricar la estación permanente (aunque no la pueden fabricar sólos).

6. Misiones tripuladas y no tripuladas se van combinando. Las tripulaciones de la estación pasan un tiempo ahí y luego la “sellan” y abandonan. Las misiones no tripuladas permiten mantener y ampliar la estación.

7. La cantidad de misiones y naves hace posible que la estación esté permanentemente habitada, pero cada astronatua sólo se queda unos años. A partir de aquí podrían nacer los primeros marcianos.

8. Surge, de forma no controlada pero con permiso de las autoridades, la población de colonos, compuesta por habitantes de la estación que simplemente deciden no volver. A más tardar en ese momento nacen los primeros marcianos.

Es un esquema mucho más lento que el de cien personas que heroicamente aterrizan en medio de la nada y crean su estación… pero creo que es bastante más realista.

El próximo tránsito de la Tierra tendrá lugar el 10 de Noviembre de 2084. Creo que esta vez tendremos más suerte.

Read Full Post »

Breve estudio moral.

El problema es el siguiente: De un tiempo a esta parte, es posible averiguar algunas características genéticas de embriones humanos. Esto significa extraer del embión unas pocas células y luego hacerles un análisis de ADN.

Poca gente tiene problemas morales cuando una pareja decide utilizar esta técnica, previa fecundación in vitro, para evitar que su hijo nazca con una enfermedad o tara hereditaria. Se elige un embrión que no tiene la tara, se deshechan los demás y asunto arreglado.

Para algunas personas eso de “se deshechan” realmente oculta los gritos desgarradores de las mórulas en estadio de ocho células; que están siendo vilmente asesinadas. Pero esto es un foro humanista y daré por supuesto que no tienen problemas de ese tipo.

El problema empieza cuando los padres usan la misma técnica para elegir el sexo o el color de los ojos.

He leído con atención los argumentos que esgrime la amplia comunidad científica que se opone a ése tipo de “bebés a la carta”. Pero de momento no me ha convencido ninguno. Al menos no de forma general.

Lo primero que tengo que aclarar es que, de acuerdo a una moral humanista y de acuerdo a mi propia moral, es necesario argumentar toda prohibición, mientras que no es necesario argumentar toda permisión. El ser humano es libre, y por tanto debemos argumentar siempre la limitación de su libertad, y no su uso de ella.

Hay motivos para evitar la selección de fetos, por ejemplo, por razón de sexo. La orientación sexual es difícil o imposible de cambiar, asi que un desequilibrio importante de la población de ambos sexos supone un daño seguro para la sociedad. Del mismo modo que limitamos las emisiones de CO2 (aunque las de un sólo coche, en principio, no supondrían ninguna diferencia) podemos limitar la selección masiva del sexo de los bebés si creemos que esto provocará desequilibrios dañinos en la población resultante. De acuerdo.

Pero ¿prohibir seleccionar el color de los ojos? ¿por qué, exactamente?

Un argumento que he leído es que esto provocaría un aumento de la desigualdad, al permitir a los ricos seleccionar bebés más sanos y mejor preparados para triunfar en la sociedad. El argumento me parece hipócrita o naif: desde que el mundo es mundo los ricos acceden primero a las mejoras del nivel de vida, y eso afecta a las posibilidades de sus hijos. Eso no nos ha impedido permitir el surgimiento de las escuelas, el estudio de la dietética o la fabricación de ordenadores personales, por dar tres ejemplos de cosas que en diferentes épocas estuvieron reservadas a los ricos y ahora benefician a toda la sociedad.

Al contrario, los ricos son precisamente el “primer mercado” de estos productos, que luego se abaratan y/o mejoran gracias a la competencia que provoca el beneficio que éstos permiten, y a la experiencia acumulada “vendiendo a los ricos”.

Otro argumento que he leído frecuentemente es que “si permitimos esto ¿dónde poner el límite? ¿niños más inteligente? ¿más fuertes? ¿más obedientes? ¿diseñados para ser superespecialistas incapaces de hacer otra cosa?“. Ése argumento va acompañado de la consideración de que “una cosa es impedir un daño objetivo, y otra obedecer el capricho de los padres“. Pues, querido experto en ética, acaba usted precisamente de decir dónde ponemos el límite: en el daño objetivo.

Un niño más fuerte o más inteligente no sufre nada que podamos considerar un daño objetivo. La claridad de ideas puede ser desagradable, pero tiene sus ventajas, o al menos eso me han dicho 😀 .

Un niño “más obediente”, en cambio, no sólo es una idea curiosa sino que probablemente se obtiene a través de daños objetivos – en la creatividad, en la iniciativa o en la capacidad de crítica.

Los padres pueden argumentar que ése daño se compensa con otras ventajas. Es posible. Pero ya tenemos una “línea roja” que podemos poner: si hay un daño objetivo, decidimos no confiar al arbitrio de los padres que las ventajas que pretenden lo compensan.

Lo mismo vale para los “super-especialistas”, como el fantástico pianista de doce dedos de la magnífica película “GATTACA”, muy recomenrable sobre este tema. Se consigue, como mínimo, a costa de una limitación social importante en la elección del puesto de trabajo. Y eso como mínimo: probablemente el coste de andar jugando con la anatomía humana será, duranto bastante tiempo, mucho mayor.

Y eso me permite introducir dos factores más:

  1. No sé hasta qué punto la incubación in vitro aumenta los riesgos de que el feto resultante sufra problemas que descubramos “demasiado tarde para abortar”. Dejaré para otro momento el tema del aborto, pero como muy tarde cuando el bebé ha nacido, es evidentemetne demasiado tarde para abortar. Eso puede alterar mi percepción del derecho de los padres a hacer selecciones triviales cara a sus hijos – en principio no tengo nada en contra, pero si es a costa de arriesgar la salud del niño resultante, entonces evidentemente no podemos permitirlo. Sin embargo, hasta ahora no he visto a ningún especialista mencionar estos riesgos como argumento, lo que me hace pensar que (¿ya?) no existen.
  2. El tiempo: Sean cuales sean las desventajas actuales de la selección genética, cambiarán con el tiempo. Lo que ahora podemos prohibir, por ejemplo porque la técnica implicada representa riesgos para el bebé, puede no ser lo mismo que podamos prohibir mañana, a medida que la técnica sea más y más segura.

En fin, que no deberíamo ver con tanta desconfianza la posiblidad de hacer “bebés a la carta”. Hay líneas rojas que podemos establecer para no caer en una pendiente resbaladiza que nos lleve a una sociedad de personas genéticamente determinadas. Y debemos recordar siempre que para permitir algo no se necesitan motivos.

Read Full Post »

Breve apunte sobre el pasado reciente y el futuro de los EEUUA

Considero que los EEUUA llegaron a su cima como civilización más o menos al final de la Segunda Guerra Mundial. Concretamente, durante la presidencia de Drwight D. Eisenhower. En discurso de despedida, del que ya he hablado, hizo una advertencia muy clara. La advertencia no fué escuchada. El proceso de desintegración de los EEUUA comenzó.

Una civilización no se derrumba de la noche a la mañana. La decadencia del “imperio americano” durará como mínimo varias décadas más. Si estoy tan seguro de que es irreversible es porque los procesos subyacentes, los que la provocan, ya no pueden ser alterados por ningún individuo o grupo de individuos. Al menos no por un grupo de un tamaño y capacidad esperables.

La parte principal del proceso es la transformación de los EEUUA desde una democracia liberal y meritocrática, a una plutocracia postmoderna. Se habla ahora del post-postmodernismo, de la recuperación de los valores de la modernidad contra el subjetivismo y el relativismo postmodernos. Creo que hay gran parte de verdad en eso. Pero creo que los EEUUA se quedarán en la postmodernidad simplemente porque éso es lo que interesa a los sectores de la sociedad que controlan al resto.

No hablo de una tremenda “conspiración” en salas oscuras de corporaciones. Son más bien mecanismos impersonales, en las que cada uno hace su parte por su propio beneficio y sin pensar demasiado en el resto. Las corporaciones tienen sus think tanks (organizaciones ideológicas) y sus lobbies (organizaciones políticas). Los congresistas necesitan dinero para ganar elecciones. Los presidentes, más. Los contratos se deciden en comisiones de las que el gran público no sabe nada. La Seguridad Nacional (en)cubre como un manto impidendo la vigilancia democrática de la prensa.

EEUUA aún disfruta de importantes características democráticas, y la sociedad civil, aunque atemorizada, sigue viva[1] . Pero languidece.

La única opción real es entre una agonía larga y una caida brutal. Lo que es lo mismo: entre el modelo Clinton, y el modelo W. Bush. Obama, si es un presidente maravilloso, conseguirá contener en parte el avance de algunas de esas fuerzas. Pero tendrá que ser maravilloso, porque se enfrenta a problemas a corto plazo gigantescos y es difícil que pueda dedicar su tiempo a estudiar y cambiar los sutiles mecanismos del poder estadounidense… de los que él mismo se ha aprovechado para llegar a la presidencia.

Y si lo consigue, será sólo eso: una pausa. Un respiro para el mundo. Pero en absoluto un cambio de rumbo: para conseguir un cambio de rumbo haría falta que las dos cámaras y el presidente se pusieran de acuerdo en acabar con los mecanismos que les han permitido llegar a donde están. Un notable suicidio político que parece más que improbable.

No he leído las obras, sin duda notabes, que han escrito algunos expertos al respecto, asi que no puedo recomendarlas ni usarlas. Pero sé que no estoy sólo en esta opinión, y quien no lo haya hecho ya debería empezar a plantearse cómo quiere que sea la arquitectura del mundo en las próximas décadas. Y empezar a trabajar para ello.

 


[1] Sobre el terror como estado permanente de la clase media estadounidense, está muy bien el documental “Bowling for Columbine” del histrión egómano Michael Moore

Read Full Post »

wikipedia

El 10 de Noviembre de 2084 EC, la Tierra pasará entre Marte y el Sol. Será un eclipse de Tierra, o un “tránsito” de la Tierra.

Me pregunto qué y quién verá esa imagen. Quién estará observando. ¿Alguna sonda? ¿un par de viajeros? ¿un grupo de colonos?

Cuando me queda claro que no veré determinadas cosas, me invade esa ‘nostalgia del futuro‘ de la que ya he hablado. Disculpen que por una vez les haga partícipes de ella.

Read Full Post »

Un motivo para colonizar el espacio.

Uno de los motivos por los que debe defenderse la expansión de la civilización terrestre por el Cosmos tiene que ver con nuestra propia capacidad destructiva.

Leí en una ocasión que es posible destruír el planeta Tierra con armamento nuclear moderno, colocando las bombas en lugares escogidos para maximizar el efecto. Dudo que sea cierto, un planeta es un trasto muy masivo, pero sí es cierto que:

  1. La tecnología incrementa nuestra capacidad destructiva.
  2. Nunca va a ser tan fácil construír como destruír: lo contrario me parece una consecuencia inevitable del Segundo Principio de la Termodinámica. Las cosas tienden al caos, no al orden.
  3. Al aumentar la tecnología y los recursos, la misma capacidad destructiva que al comienzo se halla en manos de unos pocos, se halla poco a poco en las manos de más gente.

Tenemos un ejemplo de esto en la proliferación nuclear: La cantidad de países capaces de desarrollar armas atómicas no va a disminuír, sino a aumentar. Eso no significa que de hecho las desarrollen, pero en estos momentos hasta Suiza puede, si quiere, desarrollar armas nucleares: Disponen de los conocimientos científicos y de los recursos económicos y técnicos.

No resulta descabellado pensar que dentro de unas décadas, hasta una multinacional de tamaño medio tendrá esa capacidad.

Lo mismo se aplica a las armas bacteriológicas y químicas: Al aumentar la tecnología y los recursos, aumenta la posiblidad física de producir y usar esas armas. En sociedades más o menos liberales, eso significa aumentar el peligro de que un agente (sea un gobierno, una empresa legal o una organización ilegal) use esas armas.

Vivimos en un sólo planeta, con una sóla atmósfera. La capacidad de destruír el planeta, o de destruír partes del mismo que necesitamos para sobrevivir, es simplemente “un nivel más”. Un nivel de capacidad destructiva al que se ha llegado ya: en estos momentos lo tienen las armas nucleares combinadas de China, Rusia y los EEEUUA. A medida que pase el tiempo, esa capacidad pasará a estar en manos de más y más agentes.

El riesgo de que alguien la use, por tanto, no deja de aumentar. Si seguimos habitando este planeta, tarde o temprano alguien “acabará con él” (con nuestra vida en él). Y si es el único lugar que habitamos, acabar con él será acabar con la civilización terrestre.

Por tanto, debemos salir al espacio simplemente para asegurar nuestra propia supervivencia ante el peligro de que nosotros mismos le pongamos fin. Mucho antes de que el sol se convierta en una gigante roja, mucho antes de que los recursos de la Tierra se agoten… tenemos que salir.

No hay mejor modo de asegurar la pervivencia de la civilización terrestre que su expansión incontrolada por el espacio.

Read Full Post »

Muerte del Universo

Las diferencias de niveles de energía en el universo, disminuyen constantemente. Hay leyes físicas que dicen que los niveles de energía siempre tienden a igualarse. Si aumenta la diferencia en alguna parte, es porque disminuye en otra. Eso es “usar energía”. Y al final, siempre disminuye más la diferencia, de lo que aumenta.

La cosa se parece a la superficie de un estanque, sin viento. Una superficie en la que hace poco hubiera caído una piedra enorme, provocando grandes olas: el estado inicial del universo, “grandes olas”, grandes diferencias. Poco a poco cae el agua de algunas olas, provocando otras… pero esas otras son más bajas. El proceso se repite una y otra vez hasta que el Universo está cada vez más “nivelado”. Finalmente, no hay cambios, el agua está totalmente quieta y a menos que algo externo vuelva a provocar olas (y no hay nada externo al Universo) la cosa se queda para siempre así.

Yo no sé, realmente, hasta qué punto esta visión es correcta. Me temo que no estoy todo lo actualizado que debería. ¿Cambia la “energía oscura” este cuadro, no representa una violación de las leyes implicadas aquí? ¿los efectos cuánticos no impiden que se llegue jamás a un estado de absoluto equilibrio? No lo sé, desgraciadamente aquí se acaba mi latín, como dicen los alemanes.

Suponiendo que este estado final de equilibrio realmente se produce, es una mala noticia para nosotros. Los seres vivos (y esto afecta no sólo a los humanos, sino a todo ser vivo, incluso los más exóticos que imaginarse pueda) usamos energía. necesitamos que hayan desequilibrios que podemos usar para mantenernos funcionando. Sin diferenciales de energía, no podemos vivir.

Esto solía darme una visión algo oscura del Cosmos: al final no hay salida, al final todo terminará cuando la última estrella se apague (por así decirlo). Pero entre tanto he cambiado de opinión: dudo mucho que hayamos llegado al límite de lo que se puede saber sobre el cosmos y nuestras posibilidades de afectar su evolución. Quizá un día no muy lejano (pongamos un par de millones de años) nuestros descendientes dicen “pero hombre, no… si hay problemas se dfwbfbvzurra un poco la constante Gft/x:: y problema resuelto, a ver si me acuerdo de hacerlo antes de la cena“.

En todo caso, yo me preocupo por intentar mantener la consciencia hasta que podamos resolver ese problema. No me preocupa tanto que yo ahora mismo no pueda imaginarme ninguna solución. Todo se andará.

Supongo que a esto se le llama “fe”.

Read Full Post »

Muerte del Sol

He leído y escuchado a veces en documentales y artículos de divulgación científica, la curiosa opinión de que la Tierra y la vida sobre ésta tiene los días contados: Dentro de 5 o 6 millardos de años el sol se convertirá en una gigante roja y la Tierra acabará carbonizada o incluso desaparecerá dentro de éste.

Esa postura parte de la suposición, para mí asombrosa, de que la civilización terrestre no va a hacer nada por evitarlo.

Recapitulemos: estamos hablando de algo que ocurrirá dentro de 5.000 millones de años como muy pronto. Consideren por favor el avance tecnológico que ha tenido lugar en la civilización terrestre en los últimos 12.000 años. ¿Es posible que a alguien no le quede claro que el poder y la sabiduría que la civilización terrestre tendrá dentro de otros 12.000 años escapa completamente a nuestra capacidad de imaginación? ¿y que las posiblidades de una civilización que lleve a cabo 400.000 de esos saltos hacia adelante, uno detrás del otro, son absolutamente inimaginables para nosotros y escapan a toda posible intención de limitarlas?

Desde luego es posible que para entonces no haya una civilización terrestre. Pero eso implica dos cosas:

1. La primera es que la nuestra haya desaparecido: Por una catástrofe que nos extermina, o nuestro propio “suicidio”. Ambas cosas son cada vez más improbables. En cosa de pocos siglos ya habremos establecido colonias importantes en varios lugares del sistema solar, y rápidamente saldremos del propio sistema solar y estableceremos colonias autosuficientes. Todo esto ocurrirá mucho antes de otros 12.000 años. Y mientras nos hacemos cada vez más difíciles de exterminar (mientras nos extendemos como un cáncer en todas las direcciones a la vez), continúa nuestro progreso moral que hace cada vez más improbable que ni siquiera intentemos exterminarnos en masa.

Creo que la historia tuvo una gran oportunidad de acabar con nosotros: la Crisis de los Misiles de Cuba en 1962. A partir de entonces, las probabilidades de un exterminio completo de la civilización terrestre no han dejado de disminuír, y llegarán a ser prácticamente cero en pocos siglos.

2. El segundo supuesto es que además de desaparecer ésta civilización, no debe aparecer ninguna otra nueva. Y eso es suponer que en otros 5.000 millones de años la Tierra o bien está muerta (y terminar con toda la vida en la Tierra sería muy difícil), o bien no puede reproducir la hazaña de crear seres inteligentes. Es una suposición muy arriesgada.

Asi que tengo que suponer que la civlización terrestre alcanzará dentro de poco niveles de tecnología y capacidad bruta tan extremos, que manipular el sol será un problema menor. No tengo ni la más remota idea de cómo se puede controlar el ciclo de vida del sol… ¿enviando de alguna forma hidrógeno y eliminando elementos pesados con… no sé, antimateria…? No voy a intentar siquiera presentar una propuesta seria. Pero es que no tengo que hacerlo: basta con saber que nuestro progreso es tal que ya encontraremos una forma.

Asi que no, el sol no necesariamente se convertirá en una estrella roja y abrasará la Tierra. El sol hará eso si a nosotros nos dá la gana que lo haga, y si no nos dá la gana, no lo hará. Y la Tierra será igual de obediente. Los objetos inanimados, por complejos que sean, no pueden ganar a largo plazo la carrera del control frente a las civilizaciones: a largo plazo, el crecimiento constante de nuestro poder supera el poder cualquier objeto o sistema.

Otra cosa son las leyes de la física. Pero a eso deberé dedicarle otro apote.

Read Full Post »

Older Posts »