Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘jurisprudencia’

Una reflexión sobre lo contrario.

Se dice que “la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento“. Ése principio debe ser (no lo he mirado) bastante antiguo, y en cierto modo es inevitable. Si bastara con ignorar la ley para poder saltársela, conocer la ley sería una desventaja para muchas personas, y sería muy difícil hacer cumplirla.

La ignorancia, si es demostrada, puede ser un atenuante, pero no un eximente. De acuerdo.

El problema es que en los últimos siglos la ley se ha vuelto extremadamente compleja.

Hemos pasado de sociedades donde todo el mundo sabía qué estaba permitido y qué no, a sociedades donde saberlo requiere una cantidad considerable de tiempo y esfuerzos. Y de ahí a sociedades donde conocer la ley es el privilegio y cualidad de unos pocos especialistas, que de hecho ni siquiera suelen conocer toda la ley: sólo la parte de la que son especialistas.

Y es que “toda” la ley, se ha convertido en algo inabarcable.

Y eso me lleva a preguntarme: ¿podemos acaso esperar que todo ciudadano actúe de acuerdo a una ley que no puede conocer? ¿tiene sentido, esto?

La realidad actual es que la gente sigue una “ley consuetudinaria” que mezcla dos aspectos: Incumplir las leyes cuando conviene y “todo el mundo lo hace”, e intuír que lo que uno mismo considera “malo” es probable que esté prohibido, y lo que considera “bueno” esté permititido.

El hecho de que muchas veces acertemos es una de las ventajas de la democracia: la ley ha ido adaptándose a la moral de la mayoría. Pero no por eso deja de ser un sistema penoso.

Llevo mucho tiempo pensando que toda sociedad racional en este asunto, debería:

  • Crear una ley general simple. La simplicidad debería ser un factor muy importante a la hora de aceptar una ley. Para conseguir la simplicidad, debería recurrirse por ejemplo a aumentar la discreccionalidad de los jueces, al tiempo que se ponen esas decisiones en manos de tribunales y no de jueces individuales. También deberían eliminarse las repetidas instancias, al menos en muchos casos.
  • Separar esa “ley general” que rige el comportamiento habitual de los ciudadanos, de las leyes que sólo son aplicables a personas que tienen una determinada responsabilidad o viven en un determinado sitio. “Cómo fundar una empresa” no debería ser parte de la ley general que todos deben conocer, sino de la ley que sólo debe conocer quien quiere fundar una empresa.
  • Enseñar esta ley general, simplificada, en los ciclos educativos obligatorios. Todo ciudadano debería aprender la ley general. No podemos exigirle a la población que tega un conocimiento cabal de la ley si no se la enseñamos en la educación obligatoria.

Soy consciente de que pueden haber grupos de presión que estén en contra de éste tipo de medidas: si todo el mundo puede hacer un trámite, defenderse a sí mismo, acusar de forma precisa a alguien ante un tribunal… hay colectivos que perderán su sustento.

Pero yo no me denominaría un “humanista radical” si las pegas de la realidad me impidieran hasta expresar mis sueños…

Anuncios

Read Full Post »